En la noche se recrean los fantasmas.

En la noche  se recrean los fantasmas.

Tras los albores de  cualquier mañana se abren las horas y se dibujan los caminos, y al llegar el día una bruma de tristeza, soledad, olvido y esperanza anidan suavemente en mi pecho, mis manos y mi cerebro.

Luego los hechos ganan la partida, y el día es una sucesión de actos y trabajos, tareas y decisiones, idas, venidas y palabras. ¿Dónde queda la consciencia, dónde está el atisbo mudo de la mirada de dios, dónde la humanidad de mi cuerpo?

Pensamientos sombríos y una vana confianza. El miedo, como la vida, se nutre de la incertidumbre, y más allá de toda intención las plegarias llenan, o lo intentan, el vacío que la voluntad no puede.

Hasta que el sueño cubre de nuevo casi todos los intersticios, y solo queda abierta la tenue presencia de las sombras.

Un pensamiento en “En la noche se recrean los fantasmas.

  1. Andrés, reconozco estos lugares, yo también he estado ahí. Alguien me mostró el camino de salida que está en mí. Ya consigo transitar entre fantasmas y luces y siento que nada es real si yo no quiero. Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>