Meditación III

Sentado una y mil veces en el mismo lugar del tiempo.

Anclado en el vientre a la inestabilidad de la vida y viajando en la cresta de mis sensaciones, percepciones y pensamientos.

La serenidad sin límites es el espacio único que todo lo envuelve, y una suave oleada de amor se expande como un sonido que no tiene comienzo ni fin; resuena en mi corazón, no obstante, y me siento feliz.

Nada más que hacer que permanecer sentado en este instante eterno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>