Expectativas

Desde el sufrimiento de los problemas cuando se han hecho enfermedad o desde el ansia de los deseos humanos, las expectativas de un mundo irreal de bienestar permanente y duradero nos genera aún más sufrimiento, un sufrimiento que tiene más que ver con las expectativas que con la vida real, tan incierta como maravillosa.

Sobrevaloramos las expectativas, exigiendo y exigiéndonos lo que no es ni en ocasiones puede ser, y renunciamos a nuestra responsabilidad, a lo posible, a lo real, qué sí puede darnos felicidad, aunque no necesariamente los resultados esperados.

Es precisamente la espera de resultados previamente definidos por el deseo lo que  desde el principio y a la postre nos lleva a trampas, autoengaños y grandes sufrimientos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>